A lo largo del año escolar hemos trabajado por Cristo y en Cristo con todas las estudiantes en el espacio maravilloso que nos ofrece la casa de Nazareth; allí, no hemos dado a la tarea de encontrar a Jesús en todas sus manifestaciones, logrando de este modo, experimentar la acción de Dios en todo lo que hacemos, nos movemos y existimos.

“Vivir con alegría. Queridos amigos, si caminamos en la esperanza, dejándonos sorprender por el vino nuevo que nos ofrece Jesús, ya hay alegría en nuestro corazón y no podemos dejar de ser testigos de esta alegría. El cristiano es alegre, nunca triste. Dios nos acompaña. Tenemos una Madre que intercede siempre por la vida de sus hijos, por
nosotros. Jesús nos ha mostrado que el rostro de Dios es el de un Padre que nos ama. El pecado y la muerte han sido vencidos. El cristiano no puede ser pesimista. No tiene el aspecto de quien parece estar de luto perpetuo.

Si estamos verdaderamente enamorados de Cristo y sentimos cuánto nos ama, nuestro corazón se «inflamará» de tanta alegría que contagiará a cuantos viven a nuestro alrededor”. Papa Francisco.

Casa de Retiros Nazareth

GALERÍA DE IMÁGENES

BACHILLERATO

PRIMARIA