“Las obras de amor al prójimo son la manifestación externa más perfecta de la gracia interior del Espíritu”.